Noticias

POV: Oculus Rift

Background

Facebook confundió la industria con su compra inesperada de la start up de realidad virtual Oculus VR por U$S 2 mil millones. Esto está en marcado contraste con otras adquisiciones tecnológicas recientes, como WhatsApp y Nest. No hay razón de marketing obvia, ningún acceso inmediato a una base de usuarios, ningún tesoro oculto de las patentes. En su lugar, Facebook finalmente está utilizando sus riquezas para ayudar a hacer realidad el futuro idealizado de Mark Zuckerberg en el que la gente pueda "experimentar lo imposible." Y  no podría haber elegido un mejor lugar para empezar.

Detalles / Implicancias

La salida a la Bolsa de Facebook le confería el lujo de hacer adquisiciones audaces como ésta. Pero su posición recién descubierta como un titán de tecnología que cotiza en bolsa también trajo su futuro bajo escrutinio. Facebook ha actuado con la compra de WhatsApp y su fallido intento por Snapchat. Esas adquisiciones generaron titulares, pero podría decirse que carecían de la visión, y por algunos sofocaron las preocupaciones sobre su capacidad para mantener la relevancia dentro de un grupo demográfico adolescente voluble. La compra de Oculus presagia un Facebook diferente, una Facebook con mayor confianza que se prepara para ir más allá de sus raíces para cumplir con la visión de Zuckerberg.

No está claro que Facebook vaya primero con Oculus. Predicciones iniciales van desde juegos monetizados a  “hangouts” de realidad virtual, pero ambos requieren que Facebook se desarrolle bien fuera de su zona de confort. De hecho, sería necio predecir el futuro de Oculus, ya que su futuro no está en manos de Facebook. Más bien, se encuentra en manos de una comunidad de decenas de miles de desarrolladores de hardware y nuevas empresas que ven su potencial como un medio para sus proyecciones. Ya, estos ideales son espectaculares, por ejemplo, el paracaidismo simulado, respuesta táctil y cintas de correr que le permiten caminar físicamente en los mundos virtuales. Facebook es ahora una parte clave de este entorno innovador.

En un sentido, el paralelo más cercano a la adquisición Oculus no sería la compra de Nest sino más bien una una comunidad abierta, tal como YouTube. De la misma manera que Google recibe crédito por la innovación y el desarrollo de contenidos que sucede en YouTube, Facebook puede crecer su marca simplemente mediante el fomento de un entorno propicio a la innovación. Como esta comunidad crece, Facebook obtiene acceso a más contenido, más datos y, finalmente, más ingresos por publicidad

Sumario

Para los anunciantes, el ecosistema de Oculus es una nueva frontera, y su adquisición de Facebook anuncia el comienzo de una fiebre del oro. Lo fácil de hacer es sentarse y esperar a que Facebook identifique los caminos más rápidos para la monetización. Pero, siendo realistas, las oportunidades de publicidad tradicionales en Oculus están a años de distancia. Las empresas con visión de futuro deben convertirse en los innovadores, no esperar por ellos. Las posibilidades de desarrollo propio son enormes: show romos virtuales, visitas remotas, entornos personalizables. La realidad virtual es la experiencia más inmersiva disponible para los desarrolladores hoy en día, y gracias a la visión de Oculus y los profundos bolsillos de Facebook, los consumidores están finalmente listos para experimentar lo imposible.