Noticias

PoV - Facebook Dislike Button - 2015

 Antecedentes

El tema del botón de “No me Gusta”  se manejó en una sesión de preguntas y respuestas que se desarrolló en la sede de Facebook, donde se anunció que dicho botón estaba “muy cerca” de la etapa de testeo de usuarios. El desarrollo de este botón representa  la segunda vez oficial que Facebook plantea cuantificar una emoción,  desde la introducción del botón “Me gusta” en 2009.

Detalles e Implicancias

El concepto de ser capaz de “no gustar” de un posteo plantea varias preguntas: Se usará dicho botón como señal de compasión como “gustar” de un posteo es inapropiado? O dicho botón va a tener un tono de juicio negativo con clara animosidad contra un contenido posteado?

En un principio parece que la capacidad de expresar la compasión es el resultado esperado . Zuckerberg da a entender que Facebook quiere mantenerse alejando del hecho de decidir el valor del contenido sometiéndolo a los votos de los usuarios. Según Business Insider , Zuckerberg ha sido citado diciendo en respuesta al debate en torno a la implementación del botón “No Me Gusta”: " Lo que realmente quieren es la capacidad de expresar empatía. No todo momento es un buen momento "

Para las marcas y anunciantes, la introducción del Botón “No me gusta” genera varias preguntas. Puede ser que la intención de Facebook es que se use de manera empática pero esto alude a la manera en que los usuarios se interrelacionan entre sí. Es poco probable que las personas vayan a demostrar compasión por una marca. Por lo tanto, nos planteamos la pregunta sobre si el “No me gusta” va a tener distintos significados según la ocasión y remitente del posteo?

Además, cual es la intención de plantear “no gustar” un determinado contenido? Actualmente si algo “nos gusta” este contenido se direcciona a nuestro newsfeed. Que va a pasar si le damos el “no me gusta”? va a remover este contenido de nuestro newsfeed? Se va a tomar el contexto del “no me gusta” en consideración?

Sumario/POV

En suma, parecería que la introducción del botón “no me gusta” sumaría controversia a la tormenta generadas alrededor de su desarrollo.

El uso de este botón para las marcas no parece ser tan claro como para el uso de las muestras de empatía o compasión en las relaciones personales. Las marcas enfrentarán un miedo suplementario: que a los usuarios “no les gusten” sus contenidos. Pero si lo pensamos positivamente, puede ser de mucha utilidad, ya que conocer más profundamente lo que resuena en los usuarios y lo que no, permitirá un desarrollo del contenido en pos de una satisfacción del target.