Noticias

Hola, ¿en qué puedo ayudarte?

Por Beatriz Delgado, CEO de Mindshare Spain

Desde siempre, entre la tecnología y el usuario se ha interpuesto algo para facilitar esa conexión: una pantalla, el ratón, el teclado, un botón... Hasta hace bien poco tiempo, el touch o rozar la pantalla con los dedos era la máxima simplificación para interactuar con un dispositivo.

Cada una de estas innovaciones ha hecho que usar la tecnología sea cada vez más fácil, hasta llevarnos al modo más natural y simple de todos: la voz. Nuestra voz es, en definitiva, la forma en que interactuamos con el mundo que nos rodea.

Hasta hace pocos años, hablar a una máquina y que esta reconociera el significado de la voz era ciencia ficción. Pero ya es una realidad. Según Google, el 20% de las búsquedas en móviles Android son por voz. Amazon ha creado Echo, un nuevo hardware que funciona con la voz, y ya ha vendido más de 11 millones de unidades.

Esto es posible gracias a los avances en reconocimiento de voz (esto es, que la máquina identifica las palabras habladas y las convierte en texto) y el procesamiento del lenguaje natural (entiende la intención detrás de las palabras. NLP, en sus siglas en inglés).

Hablar a nuestros dispositivos nos permite una experiencia de la tecnología más humana y cercana. Y eficiente, porque según los usuarios consultados en la investigación Speak Easy -realizada por Mindshare UK y J. Walter Thompson London- usar una tecnología mediante voz es "simple" y "más rápido que teclear o usar la ‘app’". Este innovador estudio, desarrollado entre enero y marzo de este año, recoge insights y tendencias del consumidor sobre el uso de la tecnología de voz y su impacto sobre las marcas.

A medida que el uso de esta tecnología aumenta, los usuarios demandan más servicios y los asistentes por voz son más sofisticados, hasta el punto de que jugarán un papel crucial en las decisiones que tomemos en nuestra vida digital: por ejemplo, al proponernos la compra de un producto concreto en detrimento de otros.

De ahí que las marcas no pueden quedarse al margen de esta evolución. Su presencia no debe estar ligada a la inserción de anuncios en mitad de una conversación entre asistente y usuario. Según las investigaciones neurocientíficas que han desarrollado en el estudio Speak Easy, hablar con una marca ofrece una conexión emocional más profunda que interactuar con ella a través de cualquier otro medio.

Por eso surgen muchas oportunidades para que las marcas construyan su propia voz y con su propio contenido. Ha llegado la hora de experimentar un nuevo escenario de comunicación. Marcas con voz humana.

*Este artículo se publicó por primera vez en mayo de 2017 en la revista Anuncios.